Literatura – escritura automática

CAM00910Automática 

Caía libre en aguas profundas cielo raso al compás de un adagio y no llores una epifanía que siente nostalgias la clave la llave el pasaporte de un lugar a otro de los puentes construidos las risas de un niño dormir bajo un puente hacer el amor sobre un puente el puente en el norte de nuestras cabezas la lluvia no pasa por los puentes la risa no se moja con la lluvia aquí estoy tratando de construir puentes con la escritura automática y un cielo se pudre bajo un puente de nubes y las flores bailan en los puente de no sé que ciudad aquí hay hielo y nieve sabor a puente de chocolate y la muela del dolor mastica la lluvia y los días corren y se resbalan en la existencia por ahí quedan las experiencias en los puentes oxidados desquiciados y con amarres tan opacos que se caen con tan solo nombrarlos que significado con los puentes plenitud de vivir la vida bajo un puente levadizo y las cloacas se destapan ante la verdad y los peldaños no existen en los puentes verticales nada mas sirven  para bajar en un juego parecido a serpientes y escaleras, aquí hay una coma la que separa el sueño de la vigía en el mundo surrealista de un puente que bien chinga mucho y lo tengo clavado en el subconsciente como un puente enterrado en la piel y en los ojos en la mirada de un ángel aquí fue cuando se cayó el cielo y buscaba y buscaba sin techar los orificios que se quedaron así nada mas como un picaporte y la lluvia quedó suspendida sin imágenes ni siquiera un orificio lunar donde se queden las mariposas en el camino de la plata y rubíes. No puedo evitar un punto y lo pienso y lo tengo que olvidar porque es punto maléfico punto que asemeja al hijo de un línea línea que tiende puentes los puntos se forman tendiendo líneas de cruce y el cielo quiere llorar puntos pero no puede me pide un poco de paciencia y plenitud porque me esperan  los puntos arriba abajo a los lados sobre mi hombro hay una cara llena de puntos observándome riéndose como paso de una orilla a otra orilla despejando la crisis existencial construyendo puentes sobre arena y sobre cristales la locura al pie del río que va hacia arriba desquiciando el tráfico de ángeles como si tuviera la autoridad sobre Dios y sobre todas las cosas Nietzche estaría orgulloso de ese río de esa sucesión de puntos marginales que mas que amor son de puro milagro sembrado en la rivera de la existencia y vuelven los puentes movedizos los que permiten cruzar da los navíos bajo el influjo de un embriaguez de noches y tardíamente van a dar a la azotea de un poeta colgado de un cable y ahí está otro puente bajo el sol ya no hay mariposas y bajo la noche las luciérnagas van destellando lágrimas luminosas

Rafael Jurado

Anuncios

Puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s