Perder es dejar de tener 2 de 3

El cerco por Rhafhaell
El cerco III, por Rafael Jurado (Foto)

Cuando alguien muere, digamos, alguien cercano a nosotros, ya no tendremos su presencia fisica. Tener a nuestro lado su aroma, sus palabras, su aliento, ya no más. Pero siempre queda algo, lastimandonos sabrosamente la vida, porque el dolor de recordarle nos lastima pero no queremos que nos deje por completo.

Siempre queda algo de alguien
en algún rincón del polvo
frente a una pared olvidada
o tras la cortina que se abre
Siempre queda algo de luz
de lo que fue una sonrisa
evocada en el aroma del café
alegrando un dormitorio vacío

Siempre hay un olor a cuerpos
y buscamos en las sábanas
Por la noche nos despierta
la piel vestida de ganas

Siempre queda algún sonido
De unos pasos por la acera
Puede ser el eco de su alegre voz
Moldeando el poco aire que nos queda

¿Quién tendrá la encomienda de vaciar los guardarropas y deshacerse de lo ya no imprescindible? El ritual de ir pasando todo el legado por un embudo y quedarse con lo menos posible para evitar el dolor de un recuerdo. Pero no siempre, al final, basta con lo que a uno le quede en memoria. Siempre queda algo. Anotas en el diario negro el texto de una de tus melodías.

Puedes leer el texto completo de esta cancion en Lechuzas y Mariposas.

Perder es dejar de tener parte 1 de 3

Anuncios

Puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s