Ella quiere ser ave y luna

Cielo de ChihuahuaYuge salió del mar arrastrandose entre la arena y las rocas de la playa. Miró hacia arriba la inmensidad del cielo y unas aves que pasaban por ahí. Sintió nostalgia al mirar su extremidad de sirena y por un momento pensó en lo dichosa que sería si ella pudiera volar. Lanzó un suspiro al aire y respiró hondamente disfrutando de la brisa del mar. Sus pulmones retuvieron el aire y sintió un ligero mareo. Acomodó su enorme aleta encima de una roca y se quedó dormida. Soñó en ser una gaviota y cuando despertó ya era de noche. La luna hacía brillar la superficie del mar en un juego de reflejos y destellos que la hipnotizaron por un momento.

Ahora su deseo ya no era ser ave, sino ser luna. Se imaginó bañada de luz y pensó que sería mejor que volar, de todas formas estaría en lo mas alto del cielo.  Su aleta ya estaba cubierta de agua y bailoteaba al compas de las olas. Habia una gran tranquilidad y quiso ser noche. Amaneció y quiso ser luz del día pero su piel estaba agrietándose, estaba deshidratada y de inmediato se sumergió al mar. Sintió de inmediato la vitalidad en su rostro. Bajó hasta perderse entre los corales. De nuevo volvió a llorar y sus lágrimas se confundían con los peces multicolores .

 

Anuncios

Puedes dejar tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s